Verano Seguro de Sol


Las radiaciones solares que llegan a la tierra, especialmente las UVA y UVB, cuando se toman de forma indiscriminada y sin protecci√≥n, causan da√Īos visibles e invisibles a nuestro organismo. Aunque nuestra piel dispone de mecanismos de defensa frente a la radiaci√≥n lum√≠nica, en ocasiones, no son suficientes para protegernos. Por eso hace falta una protecci√≥n externa.

En Canarias, debido a nuestra situaci√≥n geogr√°fica con latitud cercana al Ecuador, la radiaci√≥n solar y, sobre todo, la concentraci√≥n de rayos tipo UV (los m√°s da√Īinos) es mayor que en el resto del pa√≠s y, por ende, de Europa. Si a esto a√Īadimos un clima templado, con veranos no muy calurosos, pocos d√≠as se superan los 35¬ļC, la situaci√≥n enga√Īosa est√° asegurada, ya que, al no sentir exceso de calor, no nos damos cuenta de que s√≠ estamos recibiendo un exceso de radiaci√≥n.

Pero, en definitiva, las m√°ximas para disfrutar de un verano sin riesgos (en cuanto a la piel se refiere) ser√≠an dos: ¬†PROTECCI√ďN e HIDRATACI√ďN.

Una antigua campa√Īa del Servicio Canario de Salud ten√≠a como lema: ‚ÄúAg√ľita y la piel fresquita‚ÄĚ, que podr√≠a estar vigente todos los veranos.

PROTECCI√ďN

La protección solar es fundamental para mantener la salud de la piel. El sol no es nuestro enemigo, pero en dosis elevadas puede producir fotoenvejecimiento, alergias, manchas, quemaduras, herpes, cáncer de piel y melanoma, así como aumentar la inmunosupresión (disminución o anulación de la respuesta inmunológica del organismo).

  • Protectores Solares Orales: sus mecanismos de acci√≥n son muy variados y ejercen su efecto protector ya sea por acci√≥n antioxidante, antiinflamatoria o inmunomodeladora. Son inocuos y efectivos, pero necesitan empezar a tomarse unos d√≠as antes de la exposici√≥n al sol.

Proteger siempre la cabeza con gorras o sombreros y la piel con prendas de ropa cuando se pueda, teniendo especial cuidado con ni√Īos y beb√©s. Utilizar fotoprotectores¬† especialmente adaptados a su piel¬† y cubrirlos lo m√°ximo posible, no exponer nunca al sol directo a ni√Īos menores de tres a√Īos y tener especial cuidado en caso de¬†fototipos bajos.

El fototipo es una clasificación de la piel en función de su capacidad para asimilar la radiación solar, van de I a VI. El fototipo I corresponde a personas pelirrojas, a las de piel muy clara que nunca broncean y a las que suelen tener reacciones fotoalérgicas. Y el fototipo VI corresponde a la raza negra. En medio están todos los tipos de piel.

No olvidemos que la piel tiene memoria y que el da√Īo solar es acumulativo, una sola quemadura solar aumenta la probabilidad de sufrir c√°ncer de piel. Por ello es recomendable utilizar protector solar (siempre de calidad farmac√©utica) con F50+ cuando vayas a la playa, al monte, a hacer deporte o en trabajos al aire libre o simplemente a pasear por el campo o la ciudad y seguir ciertas recomendaciones:

  • Renovarlo cada dos o tres horas, no es suficiente con ponerlo una vez, porque pierden su efectividad.
  • Proteger con bloqueadores solares la piel con da√Īo previo, cicatrices, l√©ntigos, manchas o lunares, as√≠ como nevos o hemangiomas, los sticks o barras son muy pr√°cticos para estas zonas peque√Īas.

Para la población femenina los protectores solares con color hacen su función a la vez que sirven como maquillaje, en distintos formatos, los compactos son muy cómodos y vienen con aplicador.

Utilizar también un labial con protección, ayuda a evitar sequedad, quemaduras y herpes.

Importante: ‚ÄúUna ampolla ocasionada por una quemadura por el sol durante la ni√Īez o adolescencia aumenta doblemente el riesgo y las posibilidades de desarrollar melanoma m√°s adelante. Una persona tambi√©n duplica el riesgo de melanoma si ha tenido cinco o m√°s quemaduras durante su vida.‚ÄĚ Fundaci√≥n del C√°ncer de Piel.

 

HIDRATACI√ďN

Es necesario mantener una hidratación correcta, beber agua en cantidad suficiente y hacer comidas ligeras con mayor aporte de agua como frutas, verduras y hortalizas.

Aprovechar el verano para tomar ensaladas, sopas frías de hortalizas como gazpachos y frutas en cualquier forma, zumos y batidos.

En cuanto a la piel, utilizar cremas hidratantes en textura ligera, más confortables para épocas de calor y lociones post solares, éstas contienen principios hidratantes y emolientes, que reparan y refrescan la piel a la vez que ayudan a protegerla e incluso a mantener el bronceado. Y utilizar aguas termales en bruma o spray para refrescar y aplicar la crema hidratante después.

Después de toda esta información, te dejamos una lista con los básicos para el verano:

  • Fotoprotector facial
  • Fotoprotector labial
  • Un spray de agua termal
  • Crema hidratante
  • Colirio hidratante
  • Gafas de sol, con certificado CE y mejor polarizadas.

Si se trata del bolso de playa, aparte de todo esto:

  • Agua
  • Una gorra o sombrero
  • Fotoprotector corporal F50+ (por supuesto de calidad farmac√©utica).

Ahora sí, estamos preparad@s para disfrutar de un verano seguro con una piel sana.