Pie Diabético


En la actualidad, el n√ļmero de diab√©ticos entre la poblaci√≥n ha aumentado debido principalmente al envejecimiento de la poblaci√≥n, el sedentarismo y la obesidad.

Una lesión característica de las personas con diabetes es la aparición del pie diabético.

Se estima que el 15% de los diab√©ticos presentar√°n en alg√ļn momento de su vida lesiones compatibles con un pie diab√©tico.

El pie diabético es el resultado de la disminución de la sensibilidad (neuropatía periférica) y de la mala circulación del pie (isquemia), lo que puede derivar en ulceraciones, pudiendo estas llegar a complicarse derivando en una amputación del pie.

Los primeros s√≠ntomas que deben alertar sobre el inicio de un pie diab√©tico son, el enrojecimiento de algunas zonas del pie, el aumento de la temperatura del pie, y que, zonas callosas del pie no mejoren y acaben en √ļlceras.

Las recomendaciones para evitar la aparición de ulceraciones en el pie son:

  1. Realizar un cribaje neurop√°tico y vasculop√°tico una vez al a√Īo y en personas de riesgo alto realizarlo cada seis meses.
  2. Cumplir las siguientes normas para el cuidado del pie diabético:
    • Revisi√≥n diaria de los pies.
    • No fumar, ya que estrecha las arterias y no favorece el adecuado aporte de ox√≠geno a los pies.
    • Mantener los pies limpios, lav√°ndolos con agua tibia a diario y sec√°ndolos bien, especialmente entre los dedos. Se deben mantener hidratados, pero sin humedad.
    • Tener especial cuidado al cortar las u√Īas, utilizando tijeras con punta roma y cort√°ndolas en forma recta.
    • Utilizar calcetines para pie diab√©tico (algod√≥n, hilo o lana).
    • Utilizar calzado de piel, c√≥modos y amplios sin costuras interiores.
    • No andar nunca descalzo.

Todo esto se puede resumir en observar, proteger y cuidar

Estas medidas, junto con un control estricto de la diabetes, disminuyen notablemente las complicaciones del pie diabético.