La categorización en la farmacia


La evoluci√≥n de los √ļltimos a√Īos de la Oficina de Farmacia en un entorno de continuas bajadas de m√°rgenes, aumento del n√ļmero de recetas, carga de trabajo, etc., ha provocado una orientaci√≥n de la farmacia hacia la venta libre. En este grupo de ventas se encuentra una amplia gama de productos que requieren una gesti√≥n espec√≠fica y un control exhaustivo para determinar el surtido √≥ptimo. Un surtido que no es √ļnico, sino que depende en gran medida de donde se encuentra la farmacia y del p√ļblico objetivo.

Inicialmente muchas farmacias ampliaron sus locales para incluir más lineales de venta libre, tras esto, muchas han desarrollado una categorización física y visual de los productos de exposición en la farmacia y además se han preocupado del control del proceso de compra con los laboratorios. En todo este proceso se ha quedado fuera o ha sido muy difícil, el control de ventas por categorías, por laboratorios, por empleados y el seguimiento real de los márgenes dentro de cada una de estas categorías. Toda esta parte fundamental del negocio, se lleva en muchas ocasiones desde la intuición, lo que hace que no tengamos una imagen fiel de la realidad de la Farmacia.

Desde hace ya varios a√Īos, Cofarte cuenta con una herramienta que categoriza todas las referencias de las farmacias, incluidos los c√≥digos internos de cada una de ellas y lo que es m√°s importante, mantiene actualizadas estas referencias, con lo que nuevos art√≠culos se van posicionando dentro de cada una de estas categor√≠as y subcategor√≠as.

Esta herramienta ha abierto nuevas posibilidades de an√°lisis que nos ayudan a gestionar los datos de las farmacias con cifras reales y contrastadas, al poder realizar comparaciones en el tiempo, pudiendo obtener de forma instant√°nea, desde listados simples de ventas por categor√≠as y subcategor√≠as, hasta otros m√°s complejos pero √ļtiles, en los que se comparan, por ejemplo, ventas con vendedores, laboratorios y categor√≠as o listados de art√≠culos por laboratorios de productos que no se venden.

De esta forma, el servicio y la oferta de la farmacia se va adaptando y optimizando seg√ļn su ubicaci√≥n y las demandas espec√≠ficas de su clientela. Para el cliente, el trato se vuelve m√°s personalizado y se mejora en la fidelizaci√≥n y satisfacci√≥n.