El gofio palmero, en las farmacias de Senegal


En el 2007, los peri√≥dicos nacionales recog√≠an la agradable noticia, ¬ęGofio palmero, la ¬ęfuerza¬Ľ de Senegal¬Ľ, acerca de la labor que una empresa palmera llevaba haciendo varios a√Īos antes.

La empresa palmera Molinos El Guanche, con presencia en este pa√≠s africano desde 2002, se ha ganado la confianza de muchas familias que por menos de 2‚ā¨ (700 CFA) pueden alimentar durante d√≠as a sus ni√Īos.

Senegal, con un √≠ndice de mortalidad por desnutrici√≥n del 28% entre el 2004 y 2006, recib√≠a esta noticia con los brazos abiertos. El gofio paliaba en gran medida, las carencias alimenticias de sus habitantes y principalmente los ni√Īos.

Las distribuidoras Cophase y Laborex – las dos principales distribuidoras farmac√©uticas de Senegal – llegaron a un acuerdo con Palmasen, la filial de Molinos El Guanche en esa zona para colocar el gofio ‘Forza’ en el mercado.

Las bolsas de gofio se venden en hospitales como el Fann, el Alberto Royer o el Principal, adem√°s de ser recomendado por los m√©dicos para los ni√Īos.

Mael Diop, socio en Senegal del empresario palmero, se√Īala que en los meses de julio y agosto, cuando hay mucha gripe y malaria, ¬ęlos enfermos s√≥lo comen gofio y tiene efectos curativos. Aqu√≠ se consume mucho. Y tengo que confesar que yo al principio no confiaba mucho en este proyecto. Y ahora el gofio canario se vende en Senegal en las farmacias como un alimento de muy buena calidad, que cuenta con muchas propiedades¬Ľ. 

El Gofio, alimento en estado puro

Su valor calórico, aunque varía en función de los ingredientes base, está en torno a las 340 calorías por 100 gramos.

Rico en proteínas, hidratos de carbono complejos, fibras y con vitaminas B1, B2, B3 y C, así como hierro, calcio, magnesio y sodio.

Es un producto natural que no incluye conservantes ni colorantes y apto para celíacos, lo que lo convierte en ingrediente ideal para recetas de todo tipo.

El gofio es muy aconsejable Рlo sabemos por nuestras madres Рpara ser incluido en a dieta infantil, incluso desde la edad de la lactancia. Además, todos recordamos a nuestros padres y abuelos tomar un buen tazón de gofio para empezar el día.

Desde hace unos a√Īos, esta historia tambi√©n la pueden contar muchas familias de Senegal.

Fotografía de cabecera: Snapjacs
Fuente de noticia: Abc.es