EN PRIMERA PERSONA | Diabetes | Jennifer Domínguez


Mi nombre es Jennifer Dom√≠nguez Gonz√°lez, tengo 25 a√Īos y hace 21 a√Īos fui diagnosticada de Diabetes Mellitus tipo I.¬†Soy enfermera, especialista en salud mental. Tengo un M√°ster de Nutrici√≥n y Salud, y un Experto en Diabetes. Actualmente trabajo en atenci√≥n primaria y estoy cursando el quinto curso del grado en Medicina.

Desde muy peque√Īa he estado rodeada de personal sanitario y mi deseo en la vida era poder convertirme en uno de ellos, para as√≠ poder ayudar a la gente de la misma manera que ellos hicieron conmigo.

¬†1.¬†¬†¬†¬†¬† ¬ŅQu√© significa diabetes tipo 1?

La diabetes tipo I se puede ver definida de muchas maneras. Es una patolog√≠a cr√≥nica, es decir, que nos acompa√Īa durante toda nuestra vida y no tiene cura (de momento). Consiste en la alteraci√≥n del sistema inmunol√≥gico, el cual afecta a unas c√©lulas espec√≠ficas del p√°ncreas (las c√©lulas beta de los islotes de Langerhans). Las destruye, por lo que su funcionamiento es deficitario, no se produce insulina y por consiguiente, existe un problema a la hora de descomponer los hidratos de carbono y utilizar la glucosa en el organismo.

Es el tipo de diabetes que se conoce como infanto-juvenil ya que suele ser diagnosticada en edades tempranas, aunque poco a poco la tendencia no es tan clara y hay algunos adultos j√≥venes que debutan con diabetes tipo I. Adem√°s, tambi√©n es conocida como ¬ęinsulinodependiente¬Ľ, para diferenciarnos de ¬ęlos diab√©ticos de pastillas¬Ľ como de forma popular se llaman a los pacientes con Diabetes Mellitus tipo II.

Seguro que m√°s de una vez habr√°n o√≠do preguntar ¬ę¬ŅPero t√ļ eres de los que se pinchan o de los de pastillas?¬Ľ y siempre, cuando respondemos que somos los que nos pinchamos, suele ir a colaci√≥n la frase de: ¬ęah, entonces lo tuyo es m√°s grave¬Ľ. A d√≠a de hoy sigue existiendo gran desconocimiento sobre esta enfermedad a pesar de lo extendida que est√°, sobre todo en Canarias.

Y, para m√≠, ¬ŅQu√© significa la diabetes tipo 1?

Pues la verdad es que muchos creer√°n que ha sido una carga desde peque√Īa, pero al contrario de eso, la diabetes para m√≠ ha sido una forma de vida, una manera de mantenerme saludable y adquirir unos h√°bitos que quiz√° no hubiera obtenido si no me hubieran diagnosticado esta enfermedad.

2.¬†¬†¬†¬†¬† ¬ŅA qu√© edad te detectan la diabetes?

¬†A los 4 a√Īos, apenas un par de d√≠as despu√©s de mi cumplea√Īos casualmente.

3.¬†¬†¬†¬†¬† ¬ŅC√≥mo es enfrentarse a este tipo de patolog√≠a tan pronto? Con la responsabilidad que supone mantener el control siendo a√ļn una ni√Īa, ¬Ņqu√© alimentos echaste m√°s de menos? ¬Ņc√≥mo lo gestionaste?

Pues la verdad es que primero que nada, en esta pregunta tengo que mencionar y destacar a mi madre y a mis abuelos maternos. Con la edad que me diagnosticaron, toda la carga la tuvo ella. Adem√°s, tuve problemas en el colegio, ya que en el a√Īo 2000 todav√≠a la Diabetes era ¬ęuna gran desconocida¬Ľ. No hab√≠a personal sanitario presente y la mayor√≠a de profesores evad√≠an la responsabilidad de hacerse cargo de realizar mis controles capilares en el recreo. En este sentido tengo que dar las gracias a mi profesora Prisca, que fue la √ļnica que ayud√≥ en este duro comienzo. Mi madre tuvo que estar muchos meses acudiendo cada dos horas al colegio para hacerme los controles de glucemia y poder manejar las administraciones de insulina.

Recuerdo que √≠bamos con la b√°scula para alimentos para todos lados. Los n√ļmeros eran nuestros nuevos aliados: calcular peso, calcular hidratos, calcular dosis de insulina…

S√≠ que tengo presente el momento de mi debut, donde los pocos d√≠as de ingresos para mi fueron semanas. Fue muy desagradable el hecho de iniciar la rutina de los pinchazos de insulina. De hecho, a d√≠a de hoy y durante todos estos a√Īos de diabetes, no he sido capaz de administrarme la insulina en la zona de los muslos, puesto que es donde me la pon√≠an en el hospital.

Siempre he agradecido haber tenido un debut a esta edad, puesto que la adaptaci√≥n no fue tan mala. Si est√° en tu organismo tener que padecer esta enfermedad, creo que es mejor una diabetes a edades m√°s tempranas que en la adolescencia. Gracias a ello fui adquiriendo h√°bitos poco a poco a medida que iba creciendo, como si fuera una ni√Īez normal.

En cuanto a alimentos que echara en falta, nunca he sido muy golosa, mi madre siempre lo ha dicho, as√≠ que no he tenido que privarme de gran cosa. S√≠ que en momentos especiales como cumplea√Īos, donde una tarta no pod√≠a faltar, mi familia intentaba buscar la manera de elaborarlas sin az√ļcares a√Īadidos para que pudiera comerlas y tener una vida lo m√°s normal posible. Adem√°s, pocos a√Īos despu√©s de mi debut comenzaron a salir en grandes cadenas de supermercados algunos productos ¬ęsin az√ļcar¬Ľ y probar algunos alimentos como las cl√°sicas palmeras de chocolate pero sin az√ļcares a√Īadidos.

4.¬†¬†¬†¬†¬† ¬ŅC√≥mo es tu d√≠a a d√≠a desde que te la detectan?

Mi d√≠a a d√≠a ha sido siempre normal, cotidiano como cualquier otra ni√Īa/joven. S√≠ que ten√≠a que a√Īadir las particularidades de tener que realizarme controles capilares de glucemia cada ciertas horas o antes de las comidas, as√≠ como tener que administrarme la insulina antes de las comidas. Sin embargo, este hecho tampoco ha sido para m√≠ nunca un problema. Yo realizaba todo ello sin pudor en clase, en casa o en cualquier evento que tuviera. En cuanto a la comida nunca me he privado de nada, contando correctamente los hidratos de carbono y administr√°ndome la dosis de insulina correspondiente, mi alimentaci√≥n es como otro cualquiera. Adem√°s, tambi√©n he podido realizar los deportes y el ejercicio f√≠sico que he querido sin problema alguno.

A d√≠a de hoy, esta diferencia es a√ļn menor. Gracias a la bomba de insulina y el sensor continuo de glucosa, no tengo ni que pararme para saber mi glucemia o administrarme la insulina. La vida y todo corre m√°s r√°pido y con menos diferencias.

5.¬†¬†¬†¬†¬† ¬ŅHas necesitado apoyo en alg√ļn momento? Cu√©ntanos de qui√©n.

El principal apoyo que siempre he necesitado es el de mi madre. Ha estado ah√≠ desde el principio y sigue estando. Sigue record√°ndome que no me falte llevar aportes por si me da una hipoglucemia, escuchando ¬ęlos pitidos de la bomba¬Ľ para saber si tengo ¬ęuna hipo a una hiper¬Ľ y recordarme que me cuide… Cuando tengo un momento de agotamiento (que los hay por supuesto, y quien diga lo contrario, miente) y deseo no tener que estar preocup√°ndome de pincharme o ver mi glucemia, ella es la que est√° siempre ah√≠ para animarme a seguir adelante.

Adem√°s, tengo que agradecer el apoyo de mi endocrino, el Dr. Benigno Rivero, ya que siempre que he tenido alguna monta√Īa rusa en mis niveles de az√ļcar o cualquier otro problema de salud, incluso alguno personal, ha estado disponible para atenderme.

Y por supuesto, agradecer a la Asociación para la Diabetes de Tenerife (a Elsa, a Jessica y a Fran), los cuales han sido y son un punto muy importante de apoyo en mi vida. La ayuda que facilitaron a mis familiares en mi debut, los conocimientos que he adquirido gracias a sus actividades, en especial gracias a los campamentos de verano, etc. y para cualquier ayuda con problemas farmacológicas de mi enfermedad, han sido un apoyo muy grande.

6.¬†¬†¬†¬†¬† ¬ŅC√≥mo es el tratamiento?

Por supuesto, el tratamiento de la diabetes mellitus tiene 3 patas: la alimentación y ejercicio físico, el control regular de las glucemias y la administración de insulina.

  1. La alimentaci√≥n no tiene por qu√© ser restrictiva como se sol√≠a decir. Una persona con diabetes tipo 1 no necesita eliminar alimentos de su dieta, simplemente como cualquier otra persona, se debe comer en la justa medida. Hace a√Īos recuerdo que el pl√°tano era uno de los alimentos prohibidos. Ahora solamente se controla la ingesta (las personas con diabetes no vamos a comernos 5 pl√°tanos al d√≠a, pero tampoco est√°n prohibidos). Hay que saber comer, comer bien, variado y sano. Adem√°s, nosotros tenemos que tener la capacidad de ser ¬ęcalculadoras de hidratos de carbono¬Ľ. Es fundamental saber contar o identificar cu√°ntos hidratos de carbono tiene cada plato que tenemos delante, para, de esa manera, poder saber qu√© cantidad de insulina necesitamos en cada comida.
  2. La medici√≥n de la glucemia es algo muy Con un peque√Īo pinchazo en el dedo y una peque√Īa gotita de sangre, podemos saber qu√© glucemia tenemos y, en base a ella, poner m√°s o menos insulina.

Además, ahora están las monitorizaciones intersticiales de glucosa: los sistemas flash de monitorización y/o los sensores continuos de glucemia. Con un solo pinchazo y un dispositivo bluetooth, podemos tener registrada nuestra glucemia durante 10-15 días, en cualquier momento del día.

  1. Y en cuanto al tratamiento farmacológico, siempre ha sido basado en la insulina, la misma hormona que genera nuestro organismo en el páncreas, pero sintetizada para poder ser administrada vía subcutánea.

He tenido diferentes formas de administraci√≥n y diferentes tipos de insulina en estos a√Īos de patolog√≠a. Comenc√© mezclando un polvo y un l√≠quido para crear la insulina y pinch√°ndome con una aguja algo m√°s grande. Luego, pas√© a las insulinas como se conocen hoy en d√≠a, en ¬ębol√≠grafo¬Ľ y con una aguja ya muy peque√Īa, no m√°s de 5 mm. Mezclando dos tipos de insulina, de acci√≥n lenta y de acci√≥n ultrarr√°pida, aunque existen de otros muchos tipos m√°s. Y pinch√°ndome entre 8-10 veces al d√≠a.

Ahora, llevo ya 7 a√Īos con la bomba de insulina, tambi√©n conocida como BICI (Bomba de Infusi√≥n Continua de Insulina). Se trata de un peque√Īo dispositivo electr√≥nico, del tama√Īo de un ¬ębusca¬Ľ que no mide m√°s de 10X5 cm. y que administra de forma continua la insulina con un cat√©ter que se pincha subcut√°neo y dura 3 d√≠as. Es decir, que la ventaja de este dispositivo no solo reside en el mejor manejo de las glucemias, ya que podremos ajustar la cantidad de insulina en diferentes franjas horarias, sino que tambi√©n nos ahorramos pinchazos.

7.      A día de hoy, cómo es la situación actual de un paciente con diabetes (limitaciones con las que se enfrenta, si las hay, soluciones, líneas de investigación abiertas…)

En estos tiempos tan tecnol√≥gicos que corren, la diabetes no ha podido ser menos y se ha unido a la marea digital. La creaci√≥n de las bombas de insulina y de los dispositivos continuos de glucemia ha sido un gran paso para nuestro control, manejo de la enfermedad y inmensa mejora en la calidad de vida. Yo muchas veces explico que la uni√≥n de estos dos sistemas es casi como un p√°ncreas artificial. Tambi√©n se han creado ya numerosos an√°logos de insulina para todo tipo de pacientes, con diferentes metabolismos y con diferentes funciones, incluso algunas que solo requieren de una administraci√≥n a la semana para el control de la diabetes tipo II. Hasta para los casos graves de hipoglucemia, hace apenas un a√Īo solo exist√≠a el conocido ¬ęGlucag√≥n¬Ľ, el cual ten√≠as que administrarlo v√≠a intramuscular y a d√≠a de hoy ya existe una alternativa con administraci√≥n intranasal, la cual se puede administrar m√°s r√°pida, con menos conocimientos por parte de la poblaci√≥n general y es menos invasivo.

Mi abuelo, cuando fue mi debut en el a√Īo 2000, le√≠a numerosos art√≠culos y buscaba informaci√≥n en todos los pa√≠ses sobre ¬ęuna cura para la diabetes¬Ľ. Es cierto que conservo recortes que hablaban de ella, de la terapia de c√©lulas madres, etc. Sin embargo, a pesar de que todav√≠a no ha llegado, la realidad de terapias actuales es muy similar y cercana a una posible ¬ęcura¬Ľ. Seg√ļn algunos estudios a los que he tenido acceso, se habla de la identificaci√≥n de una cura sobre el a√Īo 2025, gracias a la evoluci√≥n de las terapias y del estudio gen√©tico que hay hoy en d√≠a.