Día Mundial sin Tabaco


El consumo de tabaco provoca enfermedades y muerte prematura a miles de personas cada a√Īo en Canarias. Constituye la causa m√°s importante de muerte prevenible en nuestra sociedad. El problema es de tal magnitud que ya no puede ser abordado por una instituci√≥n sanitaria o, ni siquiera, por una sola naci√≥n. Es necesario el esfuerzo coordinado de Estados y Naciones para conseguir frenar una epidemia que se estima que este a√Īo puede ocasionar la muerte de siete millones de personas en el mundo.

Todos los factores que influyen en el consumo deben ser tenidos en cuenta para poder abordar el problema. La prevención del consumo en los más jóvenes es una prioridad, con programas que desarrollen habilidades y capacidades para poder vivir y desarrollarse sin necesidad de consumir este tóxico.

Por otro lado, la evidencia científica actual insiste en que el riesgo de padecer las más graves enfermedades derivadas del tabaco es mayor cuantos más cigarrillos se hayan consumido y cuanto más tiempo se haya fumado, y esto con independencia del producto o la manera de consumirlo, pues también hay acuerdo científico en que no hay forma segura de consumir tabaco, ni siquiera los nuevos dispositivos suministradores de nicotina.

Los da√Īos para la salud son tan evidentes que la dificultad parece encontrarse en hacer llegar el mensaje a la poblaci√≥n fumadora de una manera adecuada y comprensible.

En Canarias, se estima que fallecen cada a√Īo unas 2.300 como consecuencia del consumo de tabaco y que el coste¬† en servicios sanitarios derivado del consumo de tabaco puede representar unos 180 millones de euros

Seg√ļn la encuesta de salud de Canarias de 2015 siguen fumando en nuestra Comunidad Aut√≥noma 466.000 personas mayores de 16 a√Īos, lo que constituye el 26,2% del total de la poblaci√≥n. La proporci√≥n de varones (28,7%) y de mujeres que fuman (23,7%) ya es muy pr√≥xima. Esto ocurre en regiones en las que la epidemia de tabaquismo ya est√° muy evolucionada, baja la proporci√≥n de varones fumadores y se acerca a la de mujeres.

Destaca el incremento de personas que nunca han fumado, que ha pasado de un 50% en 2004 a un 58% en 2015, sobre todo a costa de los varones (39% en 2004 hasta el 61,7% en 2015).

 

M√°s info.

PAFCAN