Con alas en los pies…


Este pr√≥ximo jueves d√≠a 7 de Octubre se presenta, a las 18.00h en el Parlamento el libro de Mar√≠a Pino Brumberg, ¬ęCon alas en los pies¬Ľ.
Mar√≠a tiene s√≥lo 29 a√Īos, tal vez parezcan pocos para haberse lanzado a la aventura de escribir un libro sobre su vida, pero es que ella tiene la fuerza y el coraje de una vida de muchos m√°s a√Īos. Con su relativa juventud, a trav√©s del relato de sus experiencias es capaz de dar una lecci√≥n de vida digna de admiraci√≥n.

María tiene ataxia.

La ataxia no es una enfermedad en s√≠ misma, sino un s√≠ntoma caracter√≠stico de m√°s de trescientos procesos degenerativos que cursan adem√°s de ataxia (disminuci√≥n en la capacidad de coordinar movimientos) otros muchos s√≠ntomas (deformidades esquel√©ticas, cardiopat√≠as, diplopia, disartria, diston√≠a muscular, diabetes, disminuci√≥n sensorial, infecciones pulmonares por atragantamientos, linfomas y leucemias, etc), que var√≠an seg√ļn el tipo de ataxia. La mayor√≠a de las ataxias son progresivas, pueden comenzar con un ligero sentimiento de falta de equilibrio al caminar (‚Äúmarcha ebria‚ÄĚ) y acabar siendo altamente invalidantes. Los afectados por esta enfermedad, en un tiempo m√°s o menos corto, se ven obligados a utilizar una silla de ruedas y, progresivamente, cada d√≠a m√°s, a depender de la atenciones y cuidados de sus familiares, pues acaban perdiendo toda autonom√≠a personal.

Pero aqu√≠ est√° Mar√≠a, ¬ęCon alas en los pies¬Ľ.
María no se ha rendido nunca, y no ha dejado de hacer lo más importante: VIVIR.
Divertida, enamorada, valiente ge√≥grafa, amiga, alocada, seria, serena, desenamorada, guapa, ilusionada, familiar, aventurera, ejemplo de muchos, escritora, nadadora, novelera… esa es Mar√≠a.

El propio Alberto Vázquez-Figueroa lo describe en el prólogo de su libro:

¬ęYo ya estar√≠a vencido, pero Mar√≠a contin√ļa adelante, sonr√≠e, incluso en ocasiones bromea sobre s√≠ misma sent√°ndose a escribir un nuevo cap√≠tulo que te va convirtiendo poco a poco en un enano sin aliento frente a la arrolladora personalidad de una criatura que se atreve a mirar a los ojos a un monstruo cuya sola menci√≥n nos obliga a ocultarnos en la m√°s profunda de las cuevas. En estas p√°ginas conviven una ni√Īa so√Īadora, una muchacha asustada y una adulta golpeada pero nunca vencida, y la lectura de ese viaje, corto en el tiempo, largo en su amargo recorrido, es como la contemplaci√≥n de un documental rodado en c√°mara ultra r√°pida en el que se observa c√≥mo de la tierra surge un tallo que en cuesti√≥n de minutos se transforma en planta, nacen las flores y crecen los frutos.¬Ľ

Desde aquí les invito a que asistan a la presentación de este libro y, si no les es posible, por lo menos, no dejen de leerlo.